Páginas vistas en total

miércoles, 2 de julio de 2014

La diabetes del embarazo

También llamada diabetes gestacional, es una forma de diabetes que aparece en algunas mujeres durante el embarazo, y puede dar lugar a problemas de salud tanto en la mujer como en su futuro bebé.
Sin embargo, su detección es fácil, y su control resulta muy eficaz.
Hoy vamos a hablar de ello.
Por esto que decimos, es muy importante para la salud de la mujer y del bebé que se hagan las pruebas para detectar la diabetes en el embarazo. Es un análisis de sangre, en ayunas, en el que se mide el nivel de azúcar.
Se hace en todos los embarazos. Ahora, en determinadas circunstancias (edad, sobrepeso, diabetes en embarazos anteriores, hijos nacidos anteriormente con peso superior a 4 kg, familiares de primer grado con diabetes…) o si este análisis resultase alterado, te pueden hacer otra prueba de sobrecarga de glucosa, en la que se hacen análisis antes y después de tomar una bebida con una cantidad de glucosa controlada.
Tu médico o tu matrón (o médica, o matrona… que luego me riñen) serán los indicados para decirte si has de hacerte esta prueba a la vista de tu estado, y cuándo es el momento más adecuado. A ellos es a quien debes preguntar en primera instancia ante cualquier duda.
El el caso de que las pruebas dieran positivas y se diagnosticara una diabetes gestacional, estos mismos profesionales te orientarán en lo que se refiere a las medidas a tomar en cuanto a alimentación, ejercicio, controles y tratamiento en caso de ser necesario (cosa que no siempre ocurre).
¿Y después del parto?
En la mayoría de los casos la diabetes del embarazo desaparece tras el parto. Pero se puede repetir en siguientes embarazos, o que quede como una diabetes estable, inmediatamente o al cabo de unos años. Es por eso que se te hará un seguimiento, para que en caso de que la diabetes persistiera o apareciera, su detección fuera lo más precoz posible.
Los hábitos de vida saludables pueden ayudar a evitar o retrasar la aparición de la diabetes, además de mejorar el estado de salud:
Conseguir y mantener un peso adecuado
Una dieta rica en verduras y fruta, controlada en grasas y calorías, sobre todo en grasas saturadas.
Ejercicio físico habitual. Caminar a paso ligero media hora diaria es suficiente, pero no obligatorio: ¡puedes elegir el tipo de ejercicio que más te guste! Eso facilitará que seas constante en el desempeño.
¡Cuídense!

No hay comentarios:

Publicar un comentario