Páginas vistas en total

martes, 24 de noviembre de 2015

Vacuna de la meningitis B. Pediatría 1-0 Salud Pública

Sí, como el resultado de un partido de fútbol. Así veo lo que está pasando con la vacuna de la meningitis B famosa que está en la polémica actualmente.
Yo, como siempre, voya daros mi punto de vista sobre la situación, con mi crueldad habitual. Me declaro ausente de conflictos de intereses, y por tanto, de pelos en la lengua.

La vacuna de la meningitis B no se ha incluido en el calendario vacunal obligatorio y gratuito porque no tiene demostrada eficacia en cuanto a reducción de la enfermedad, por tanto de sus secuelas y de su mortalidad.
Sale a mercado de forma experimental, basada en resultados intermedios: es decir, que hasta ahora ha demostrado que es capaz de inducir en el organismo la fabricación de anticuerpos, solamente.
Y no tiene estudios de seguridad suficientes, todavía.

Es decir: te la pones, el cuerpo fabrica anticuerpos (que es para lo que se pone). Pero no está demostrado que esos anticuerpos sean capaces de evitar que se sufra la enfermedad, por tanto sus secuelas o morir de ellas; ni tampoco se sabe qué perjuicios puede causar.
Hay nociones de que la protección dura unos cinco años. Pero que tampoco está claro, oiga.

Por eso el Ministerio de Sanidad NO la incluye en los calendarios.

Lo que quisiera yo saber es qué tiene la Asociación Española de Pediatría con Novartis, el laboratorio fabricante, para recomendar la vacuna, que vale la friolera de 400 y pico euros.
Yo no digo ná de ná, pero es la misma Asociación Española de Pediatría que colma de bendiciones a las galletas dinosaurio, que por lo visto son de lo mejor para la salud cardiovascular. No sé cómo es que aún no han dicho que te comas una galleta dinosaurio en vez de tomarte el Adiro después del infarto, vaya. OJO!!!! Esto es pura ironía. Que nadie deje el antiagregante y se ponga a comer galletas!

Las recomendaciones de la asociación de pediatras están aportando al laboratorio un montón de pequeñas cobayas, vuestros hijos, para conseguir enormes cohortes para los estudios de eficacia y seguridad que aún no han presentado. Y gratis, pagais vosotros, los sufridos padres que vivís amedrentados por la amenaza que la asociación vierte sobre vuestros hijos en forma de meningitis.  Sin deciros que nada pueden informar sobre la amenaza de efectos secundarios o secuelas permanentes, sobre la eficacia verdadera, sobre cuándo revacunar, en caso de demostrar algo.

Lo mismo que ya pasó con la vacuna del rotavirus, 200 y pico euros. Pero no se les ocurrió deciros que para evitar la transmisión de un virus lo mejor, lo más  seguro y lo más barato es LAVARSE MUCHO LAS MANOS.

Y ahora, aplíquese el consejo a catarros, gripes, conjuntivitis, gastroenteritis y otras.
Mi posición actual, mientras no se demuestre lo contrario, frente a la vacuna de la meningitis B: NO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario