Páginas vistas en total

sábado, 8 de diciembre de 2012

Ejercicios fortalecedores de cuádriceps

Esta entrada de hoy también está dedicada. Dedicada a mi papá, que es el que me ha pedido específicamente estos ejercicios. Estos ejercicios son muy adecuados para personas mayores, ya que al ser el músculo más grande y más potente de la pierna, es capaz de compensar y ayudar al resto. Es imprescindible mantenerlo en forma cuando vives en zona de sierra, donde las calles son cuesta arriba y cuesta abajo.
Es además el músculo que antes se pierde durante una inmovilización prolongada, por ejemplo por una escayola. Es vago, este músculo, también es difícil de recuperar, por eso la constancia es un requisito imprescindible.
¡Vamos allá!

Fundamental hacer el ejercicio con la pierna colgando, sin apoyar en pie en el suelo ni en ninguna otra superficie. Vale sentarse en la encimera de la cocina, y también vale simplemente cruzar las piernas. Consiste en elevar la pierna hasta poner la rodilla completamente recta, sin utilizar la cadera, y mantener la postura lo que se pueda, unos segundos al menos. Luego volver a relajarla, y sin cesar el movimiento, volver a hacer la elevación. Diez repeticiones está bien, más está mejor. Dos veces al día está bien. Más veces al día es mejor.
Cuando este ejercicio lo hagas con mucha facilidad, pasamos a la siguiente fase: cuelga un peso de un kilo de tu tobillo, y sigue con las repeticiones como hasta ahora. Volverá a costar trabajo, por la carga de peso. Así ejercitas más.
Hay otro ejercicio para fortalecer el otro extremo del cuádriceps, en la cadera. Se hace muy fácilmente a casa: sube un pie al asiento de una silla haciendo todo el trabajo desde la cadera, sin ayuda de la rodilla, y aguantando el peso de la pierna entonces. Igual 10 repeticiones, mejor más repeticiones, dos veces al día, mejor más veces al día.

Hay otra forma de hacerlos, para los que están inmmovilizados con una escayola hasta arriba y no pueden doblar la rodilla: consiste en hacer como si quisieras pegar la rodilla a la cama en la que estás tumbado, realmente gracias a la escayola no harás el movimiento, pero el músculo trabajará igual.

¡Suerte y al toro!

1 comentario:

  1. the quadricepsless dad8 de diciembre de 2012, 13:28

    Gracias, hija. Ahora... a ver de lo que soy capaz. El lunes hice ejercicios y todavía no me he recuperado... Pero lo seguiré intentando!! ¡Antes muerto que perder la vida!! Gracias otra vez.

    ResponderEliminar