Páginas vistas en total

miércoles, 8 de mayo de 2013

Pase lo que pase, no es el fin del mundo

"Lo que la oruga interpreta como el fin del mundo, es lo que el maestro denomina mariposa". Richard Bach.

El miedo no es ni bueno ni malo en sí mismo.
El miedo te puede encerrar en un intento de protección que, al aislarte, te debilita finalmente. Entonces el miedo es malo. Es la unión y la conexión lo que hace la fuerza.

Pero si miramos al miedo a los ojos y avanzamos, enfrentamos los cambios de la vida con confianza, soltamos las ideas, pensamientos y muletas varias que ya no nos sirven... entonces el miedo es bueno.
Abandonar situaciones conocidas que ya no significan protección y seguridad (y quizás nunca lo significaron) y aprovechar las oportunidades del nuevo espacio por descubrir.

Los cambios en la vida requieren creatividad, y el miedo es venenoso para la creatividad: no manipular la mirada a la realidad para que se ajuste a nuestros deseos y mantener la mente abierta a nuevos enfoques es el camino.

Es inmovilizador refugiarse en hábitos trasnochados, en relaciones enquistadas, en un trabajo que no aporta nada o en ideas o creencias inflexibles. Fuera de la zona de seguridad es donde tenemos la oportunidad de crecer y avanzar.

En épocas de cambio, el miedo es a perder lo que nos es familiar. Pero en el cambio, la zona de seguridad ya no lo es, sino que genera malestar o frustración permanente porque perpetúa una situación sin salida: bueno, no es que no haya salida, es que la salida es cambiar la situación y soltar lastres que ya no nos sirven.

¿Cómo sabemos qué es lo que pasa?
Hay que pararse a escuchar al cuerpo y la mente, que son nuestros mejores aliados.
Ansiedad, insomnio, estrés, enfado, depresión, y culpamos de todo a los demás. La mente es fantástica culpando a cualquiera menos a nosotros mismos. Pero no es cuestión de culpas, ni de castigos, sino de responsabilidades.
Pero cuando es el cuerpo el que avisa, dolor de cabeza, gastritis, hipertensión, dolor de espalda... ha llegado el momento de revisar urgentemente la vida, restablecer prioridades e imponer cambios.

Los cuánticos llaman a esto "huida a un orden superior": somos empujados a un cambio que, aunque cuando menos desconcertante, nos lleva a algo mejor, por evolución, por crecimiento.

Hay un término que define bien esto: la "resiliencia" , la capacidad de generar cambios positivos en épocas de crisis.

El primer paso es aceptar la realidad tal cual es. Sin negarla, sin justificarla, sin hacerse ilusiones de que no ocurre, pues esto da sólo un alivio temporal que no soluciona nada.
Afrontar la realidad es duro emocionalmente al principio, pero es la forma de adaptarnos a la nueva situación y salvar nuestras vidas.

Segundo, encontrar un sentido prfundo de la vida ayuda a mantenernos enfocados. Ningún objetivo exterior nos aporta esto, hay que buscar dentro. Así podemos desarrollar alegría, gratitud, amor, compasión, sabiduría...
Saber que nuestra vida tiene significado da un norte, un referente para que no nos perdamos en un mar de cambios.

Y finalmente, con imaginación, vayamos introduciendo cambios en nuestra vida, cosas bellas, inspiradoras, funcionales.

El realismo optimista es que, después de afrontar los hechos y contemplar el problema, se centra en las soluciones. Sin obsesiones ni catastrofismo.
Y sin centrarnos en nosotros mismos. Hacer una buena acción, ayudar a los demás, da un subidón de energía que se transforma en calma, satisfacción y bienenstar emocional de forma duradera, capaz de sobrevivir a las circunstancias de tu vida. Las endorfinas (las hormonas de la felicidad) liberadas reducen el dolor físico y el estrés, fortalecen la inmunidad y fortalecen el corazón. Cuando te hermanas con el entorno y te sientes parte de un Todo, desaparecen los miedos, ¿cómo tener miedo a lo que forma parte de tí y a donde perteneces?

De esto y más trata el libro de Joan Borysenko que da título a la entrada de hoy, de lectura amena y agradable además de ser una perfecta ayuda cuando nuestras vidas se encuentran en un cruce de caminos y hay que decidir por cuál seguir, y no nos atrevemos a elegir.







No está disponible para descarga gratuita legal, pero sí a la venta, y a buen precio, en este enlace:

http://www.casadellibro.com/buscador/busquedaLibros?lang=es&busqueda=PASE%20LO%20QUE%20PASE,%20NO%20ES%20EL%20FIN%20DEL%20MUNDO:%20RESILIENCIA%20PARA%20MOMENT%20OS%20DE%20CRISIS&nivel=5&auto=1

"Tengan la mente abierta a todo y atada a nada". Dr. Wayne Dyer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario