Páginas vistas en total

miércoles, 9 de abril de 2014

Que no medicalicen tu vida (I)

La OCU se suma a la corriente de sentido común que poco a poco parece extenderse por la sociedad, entre los médicos tanto como entre los usuarios de sanidad (que no es lo mismo que usuarios de salud, y mucho menos que pacientes).

Por lo que más querais, no todo se puede convertir en una enfermedad. Son las enfermedades las que necesitan tratamiento. Y eso, si los medicamentos son estudiados con estrictos criterios científicos y demuestren eficacia y seguridad.

Ya os he hablado de este tema anteriormente, y quiero insistir hoy por esta nueva campaña precisamente. Y porque nunca me parece que lo digo bastante.

Hay muchas cosas que no tienen que arreglar las pastillitas. Ni siquiera es bueno que lo hagan, en ocasiones, aunque puedan.

Las infecciones virales no se curan con antibióticos. Tu médico sabrá distinguirlas de las infecciones bacterianas que lo precisen. No exijas antibióticos al médico, ni al farmacéutico. No los tomes porque los tengas en casa: si los tienes, es porque en otra ocasión anterior tú o alguien de tu familia no completó lo que le indicaron. Y no sabes si los tienes que tomar, ni cómo, ni si es el más indicado en tu caso actual.
Lo que me lleva al siguiente consejo: si te los manda tu médico, tómalos correctamente. Eso hará que sean realmente eficaces, y que lo sigan siendo: los tratamientos incompletos favorecen la aparición de resistencias (los microbios aprenden a sobrevivir a pesar de ellos, y no sólo transmiten esa resistencia a su descendencia sino que "enseñan" a otros microbios a ser resistentes también), y en el futuro ese antibiótico ya no te valdrá, ni a los demás.

Si ha fallecido un familiar o allegado, es normal que estés triste. No necesitas tratamiento. Necesitas legitimar tus sentimientos y tener el apoyo de los que te quieren.
Si tienes un examen importante, es normal que estés nervioso. Aprende a tolerar la presión, es lo que te queda en la vida. Ir medicado al examen no es la mejor opción.
Si tienes una racha de insomnio, no necesitas hipnóticos de por vida. No significa que no necesitas hacer algo: meditación, técnicas de relajación, yoga.
Y solucionar los problemas que te lo causan, si existen, y si la solución está en tu mano. A veces no hay nada como tomar decisiones y arreglar tu vida. Eso tampoco lo pasa el seguro.

Si tienes el colesterol alto, no siempre necesitarás tratamiento farmacológico. Que no lo necesites no significa que no debas tratarte: dieta y ejercicio moderado regular.

Si tienes obesidad o sobrepeso, no hay pastillas para quitarte el hambre. Necesitas hacer un esfuerzo de voluntad para conseguir los objetivos.

Si se te cae el pelo, se cae. Casi siempre, por mucho que te altere, es una caída normal. No esperes ningún milagro de un champú o de una caja de vitaminas.

Tu hijo a veces se pone insoportable, y eso no lo convierte en hiperactivo. Tu hija a veces no quiere comer, y eso no la convierte en anoréxica. Tal ves sólo necesiten un poco de disciplina, o de atención.

A veces tienes dolor de cabeza, dolor por la regla, dolor de espalda, dolor de muelas. Sé sensato, hay dolores tolerables y hay dolores que necesitan tomar un analgésico si son más intensos. Analgésico, no antiinflamatorio. ¡Haz algo por tu estómago y tu riñón! Sé precavido y proporcionado. Respeta las dosis, y respeta la duración de los tratamientos sintomáticos: no hay que tomarlos "por si duele después".

Te han picado unos pocos mosquitos. Vale. Claro que hay para quitarte el picor, pero es matar moscas a cañonazos. Hay tratamientos tópicos, y hay medidas caseras que alivian.

Claro que después de querer tomar tantas pastillas, querrás un "protector gástrico" por si acaso. Tal vez la solución no es que tomes un protector, sino que no tomes los tratamientos que no son necesarios. Y si tienes ardores, o te duele el estómago cuando comes grasas o picantes, la solución tampoco es tomar el famoso "protector" para seguir comiendo lo que te perjudica. Digo yo que si no será mejor que cuides la alimentación. Pero de "protectores gástricos" ya hemos hablado antes, que el tema merece entrada aparte.

Y más ejemplos. Podría no acabar nunca.
Loque digo, que la solución no está en las pastillitas. A veces sois vosotros, los usuarios de salud, que no enfermos, que no pacientes, los que teneis que hacer algo: modificar la dieta, hacer ejercicio, dejar de beber o de fumar, o dejar otras drogas. Usar protección solar y repelentes de insectos. Evolucionar espiritualmente y aceptar el normal devenir de la vida con sus vicisitudes, coger el toro por los cuernos y protagonizar tu vida. Y tu salud.

Y medicalizar la vida no sólo incluye los tratamientos. Continuará...

3 comentarios:

  1. Si señora! Así es! Tienes tanta razon! Esto debería estar en todos los centros de salud en pósters gigantes... a ver si lo entendemos y lo aplicamos... y ya puestos a pedir q te hagan un monumento....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los posters es una idea, pero lo del monumento... jaja ¡me parece excesivo! con que me hicieran caso unos pocos como tú me bada por satusfecha... ese es el mejor reconocimiento

      Eliminar
    2. Hacerle un monumento a un monumento es una redundancia

      Eliminar