Páginas vistas en total

sábado, 10 de mayo de 2014

Cómo me da tiempo a hacer tantas cosas

Eso me pregunta @moncayo_sonia, que es una habitual seguidora de mis andanzas 1.0 y 2.0, además de una buena amiga.
Eso me decía el otro día, que cómo me da tiempo a hacer tantas cosas. Lo que me lleva a pensar si de verdad hago tantas cosas… y creo que sí, la verdad, que hago bastantes cosas aunque no soy la única.
¿Cómo lo hago? La verdad, me parece tontería contaros mi día a día, no me parece tan interesante. Pero sí me parece más importante compartir mis planteamientos, que al final son lo que me guía.
No por orden de importancia, pero lo primero que quiero destacar es la planificación. Soy una habitual planificadora. Me gusta el orden y la organización. Me ahorra mucho tiempo no tener que buscar cosas ni ideas perdidas. Tomo muchas notas, en papel o en el móvil: contraseñas largas, tareas pendientes, ideas para entradas a este blog que surgen en cualquier momento, listas de la compra. Hasta en las manos, y luego Paco y mi hija me dicen que soy una niña chica. Dentro de esa planificación entra la flexibilidad de manejar la improvisación, hay que prever tiempo para los incidentes. Porque a veces las cosas no son como una las había previsto. Eso es una realidad de la que hay que ser consciente.
Después, es importante manejar las herramientas adecuadas. Llegar a conocerlas es fundamental, para no perder tiempo y para aspirar a conseguir buenos resultados. A esto, pese a quien pese, se llega desde el estudio casi siempre, o desde la casualidad o el instinto en ocasiones.
Por ejemplo, sin ir más lejos, uso dispositivos electrónicos continuamente. Ordenador en la consulta, mi inseparable portátil, móvil, tablet, kindle, son parte de mi equipaje habitual. Aprender a manejarlos bien es fundamental. Reconozco que no soy capaz ni de encenderlos sin leer primero los manuales. Puedo tardar más que otros, más intuitivos, que no lo hacen, pero a la postre conoceré todas las funcionalidades de mis maquinitas. Si he de reescribir un texto una  otra vez, me lo guardo en un documento y copio/pego. Tengo las hojas informativas en el ordenador, tardo menos en imprimirlas que en buscar una fotocopia, y es más ecológico. Además no necesito tantas carpetas a mi alrededor, y mi mesa está más ordenada.
Es cierto que otras veces averiguas que lo que haces es lo correcto. Por ejemplo para el estudio. Después de trabajar unas 240 horas al mes, llevar una casa con la ayuda de mi imprescindible Aurori, criar una hija adolescente y mantener unas aceptablemente sanas relaciones sociales, escribir dos entradas semanales para éste mi blog, no me da tiempo a estudiar ni leer sobre todo lo que se publica relacionado con mi profesión, y debo hacerlo para prestar la mejor asistencia posible a mis pacientes. Así que desde hace años me suscribí por correo electrónico a Medscape, una web que aglutina las publicaciones más actuales en los diferentes campos de la medicina. Luego llegó Twitter, y tras acudir a los talleres que cambiaron mi vida virtual, comprendí cómo usarlo profesionalmente. Comencé a seguir a profesionales médicos, enfermeros, farmacéuticos, gestores… que son mis referentes por calidad, por actitudes, por ideología, por diferentes motivos son un modelo para mí. Los leo a ellos, y procuro leer lo que ellos leen, aspirando a un día acercarme a su nivel.
A veces las circunstancias de la consulta diaria me hace estudiar sobre algo concreto, para profundizar según las necesidades que surjan. Como hace poco, que necesité una actualización en profundidad sobre el Reflujo Gastroesofágico en el lactante.
Y resulta que ha sido hace poco cuando me entero que todo eso, que he ido haciendo a lo largo de los años de forma más o menos intuitiva, se llama “crear mi PLE” (Personal Learning Environment, significa “entorno personal de aprendizaje”). Me parece que, si mi formación autodidacta tiene un nombre, y se ha sistematizado, no lo habré estado haciendo tan mal.
Pero todo esto parece muy frío. ¿O no? A mí me parece frío, falta que os cuente lo fundamental. La pasión. Poner el corazón en todo lo que hagas. Estudiando, trabajando en la consulta, pintando puertas o haciendo mermelada de calabaza, todo lo que hago lleva lo mejor de mí, y lo hago con ganas. Si doy un abrazo, lo doy con ganas. Si friego platos pongo todas mis energías. Como con apetito, y duermo profundamente.
Las cosas hechas con corazón no pesan tanto, no llevan al hastío. Se hacen antes y mejor. Sonreir usa más músculos que fruncir el ceño, y no salen patas de gallo. El entusiasmo es contagioso, y si no lo encuentro a mi alrededor, lo busco dentro de mí. Y lo saco para compartirlo con los que me rodean, si se dejan (eso ya es cuestión de cada uno, quien quiera seguir viviendo como una seta es muy libre de hacerlo, pero luego no quiero oir lloriqueos).
Al fin y al cabo, la vida no es un proyecto para el futuro. Es mi día a día, y los mejores son los que amanecen agradeciendo lo mucho que tengo y la oportunidad de crear un buen día con ello; y acaban con un suspiro de satisfacción mientras se me cierran los ojos.
Claro que me canso, por eso duermo profundamente. Y algunas veces salgo dañada, porque la vida no siempre va por la parte soleada del sendero. Si me toca llorar, también lloro hasta la deshidratación, pero luego me levanto, me sacudo la ropa, acepto la lección y sigo BUSCANDO LA MEJOR VIDA QUE SEA CAPAZ DE CONSEGUIR. La de la satisfacción por el trabajo bien hecho, y que no me falten retos de cosas por mejorar. La de tener personas significativas en mi vida que me “saben llevar”, y no sólo toleran sino que dan aliento a mis desbordes de energía tanto como al “zapateao” por mis frustraciones. La de los días de descanso para recargar las pilas y los días que me quedo sin pilas. La del amor de las pequeñas cosas, de lo cotidiano, sin despreciar los días excepcionales.
Me da tiempo a hacer de todo porque no renuncio a nada.

12 comentarios:

  1. Para conocerte en tu más autentica realidad. imprescindible, Has escrito un texto con toda tu pasión , y estoy totalmente de acuerdo contigo, sin pasión las tareas se hacen largas e incomprensibles, no dan alegría, no te hacen vivir. Te quiero.mon

    ResponderEliminar
  2. Supongo que ya era hora de ir conociéndome. Yo también te quiero :-) Pi

    ResponderEliminar
  3. La experiencia de los años (con perdón) unida a la experiencia del auto conocimiento... O lo que viene a ser lo mismo, aprender a mirar con perspectiva a tu vida y a mirarse hacia adentro, pueden ser elAtlas y el Axis de la columna vertebral de la felicidad. Si a eso se le une la inteligencia, la pasión, el talento, la capacidad y la habilidad de aprovechar el tiempo y la satisfacción que ello produce, el éxito está garantizado. Eso es lo que a ti te ocurre. Así de simple. Gracias por tus consejos, siempre sabios. Besitos para las dos. Salva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Hacen aún más emotiva y vivencial esta entrada. Besos para vosotros también, nos vemos pronto

      Eliminar
  4. Hola Pilar, soy Yoyo, amiga de tu hermano Salva. Algo conozco de ti por él, y ahora que no nos oye, te puedo decir que te quiere, como el suele decir "taco". No puedo estar más de acuerdo contigo, el corazón siempre por delante (máxima de mi padre). A mi no me ha ido mal. Admiro a las personas que tienen la capacidad de sacar tiempo debajo de las piedras, y por lo que reflejas tú eres una de ellas. Enhorabuena por tu blog, por esta entrada y por escribir tan bonito. Esta familia tiene TALENTO!!
    Un beso con corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Parte de lo que soy es gracias a ser parte de esta familia tan creativa que tengo, y me alegro y enorgullezco de ello a diario. Es una satifacción que te guste mi blog, es estupendo tenerte entre mis lectores. ¡Un saludo!

      Eliminar
  5. Hola Pilar,veo que compartes muchas virtudes y talento con tu hermano Salva a quien tanto aprecio.Te felicito por tu capacidad de expresión y la organización de tu vida,veo que "vuelas alto" en busca de la armonía y de la felicidad. Un saludo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu comentario. Vuelo alto... será porque más bajo no las he encontrado. O que me gustan los retos! Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Gracias Pilar por la parte q me toca. Doy fe de lo completa q eres y de q posees alas para ese "vuelo alto". Nunca dejaras de sorprenderme, te admiro y te quiero mogollon (aprovecho el momento pasteloso x si nunca te lo dije jijiji), creo q no tardaras en convertirte en referente para muchas personas, y oleeee tu. Yo mientras tanto pienso: "mardita flojera, sal de este cuerpo trabajador" jajajaja y me copio un poco de ti.... un besoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjaj Sonia muchas gracias por tu comentario. Esto no tiene más historia que buscar el entusiasmo donde está: dentro de cada uno! allí es donde están tus motivaciones. Un beso grande, y sigue siendo como eres

      Eliminar
  8. Hola Pilar, ¿sabes?,por curiosidad, entré a Tu blog, al enterarme ayer que lo tenías,, este "artículo" que escribistes sobre como sacar tiempo una persona como tú, una madre trabajadora, ama de casa, y coincido contigo, en varias cosas, la más importante es ponerle corazón, ilusión, sentimientos a todo lo que haces, es un 99% de que todo te salga bien.
    Me a sorprendido gratamente tu blog, ( aunque entre tu y yo..... Ahora sonreiré más para evitar las "patas de gallo" jajajaja). Gracias Pilar

    ResponderEliminar
  9. De nada, Anónimo, me alegra mucho que te haya gustado lo que has encontrado, y mi mente curiosa muere por saber quién eres y quién te habló de mi blog, ¿hago bien en deducir que nos conocemos?
    Fruncir el ceño hace daño para dentro y para fuera. Se arruga la piel, el humor de los demás y el propio corazón. Sonreir es una actitud ante la vida que la mayoría de los días se puede mantener sin demasiado esfuerzo. Eso sí, es posible que irrites a las reinas y reyes del entrecejo arrugado, porque no te comprenderán. En fin, ellos sabrán, jeje. Un saludo

    ResponderEliminar