Páginas vistas en total

sábado, 3 de mayo de 2014

Sexualidad y anticonceptivos (II)

Voy hoy a explicaros en más detalle los métodos anticonceptivos más eficaces y más utilizados. Con esto pretendo que vayáis mejor informados a la hora de solicitar consejo anticonceptivo a vuestro centro de salud.
La píldora anticonceptiva contiene hormonas sexuales, en una combinación fija, que al suprimir las oscilaciones propias de las mismas a lo largo del normal ciclo menstrual, impiden la ovulación y espesan el moco cervical (del cuello del útero o matriz, que también se llama): con ello se dificulta el acceso de espermatozoides al útero, y no hay óvulo con el que encontrarse.
Es el más seguro, bien tomado. Bien tomado significa tomar una píldora al día, aproximadamente a la misma hora, durante 21 días consecutivos, seguidos de otros 7 días de descanso durante el que aparece un sangrado equivalente a la regla.
Si olvidas una píldora y han pasado menos de 12 horas,tómala.
Si han pasado más de 12 horas, descártala, sigue con el resto del envase y añade otro método anticonceptivo hasta el final de ese ciclo.
Hay factores que influyen en su eficacia: como los vómitos, las diarreas, y la toma a la vez de otros tratamientos, entre los que destacan por frecuentes algunos antibióticos. No olvides decir al médico que te vaya a prescribir antibióticos que estás tomando anticonceptivos para que te informe sobre su influencia, y ante la duda, añade otro método anticonceptivo hasta el final del ciclo.
No debes tomar anticonceptivos hormonales por tu cuenta, ya que existen contraindicaciones a su uso, algunas de ellas serias. Y provocan efectos secundarios a veces. Es imprescindible que consultes a tu médico.
Existen otras presentaciones de anticonceptivos hormonales en forma de parches transdérmicos y anillos vaginales; se diferencian en la periodicidad de recambio, en el precio, y en que no se influyen por alteraciones gastrointestinales, pero sí igual por otros tratamientos y tienen la mismas contraindicaciones y efectos secundarios. ¡Consulta!

El DIU, es un dispositivo que se coloca dentro del útero. Impide la implantación del cigoto en el endometrio, que es la capa interna del útero. Se coloca en la consulta, del médico de familia entrenado en esta técnica, o del ginecólogo. Igualmente se extrae o se cambia (cosa que hay que hacer cada 5 años habitualmente) en las mismas consultas, durante la regla, de forma que el orificio cervical sea más accesible. No es recomendable si no has tenido hijos antes, si tienes reglas muy abundantes o si no hay garantías de adecuadas condiciones higiénicas.

El preservativo, o condón, es una funda de látex o silicona (para alérgicos) que cubre el pene durante la penetración. Impide que los espermatozoides accedan a la vagina.
Su eficacia aumenta con el uso de espermicidas (a la vez).
Se venden sin receta en farmacias, en supermercados, y en máquinas dispensadoras incluso.
No sólo son eficaces anticonceptivos, sino que protegen de enfermedades de transmisión sexual, lo que es de gran importancia en caso de parejas esporádicas, poco conocidas o en el caso de tener varias parejas.
Han de usarse desde el principio de la relación hasta el final, ya que antes de la eyaculación ocurre una secreción de las glándulas de Cowper que contienen espermatozoides, por lo que pueden dar lugar a embarazo.
Suelen tener una cámara al efecto, pero si no es así hay que dejar un espacio en la punta para contener el semen, y ha de retirarse el pene de la vagina antes de que la erección ceda para evitar que el semen se “escurra” hacia la vagina, y sujetando el preservativo por la base.
Pero las precauciones de uso comienzan desde el momento de abrir el envase, que no ha de estar caducado o deteriorado, ni expuesto al calor o al sol porque el material se deteriora, y abrirlo con las yemas de los dedos, no con las uñas, ni mucho menos con los dientes.
Y son de un solo uso.

El diafragma es como un caparazón de látex con un anillo elástico alrededor, que cubre el cuello del útero, impidiendo el acceso de los espermatozoides al mismo. Ha de usarse siempre con espermicida.
Hay diferentes medidas, y el aprendizaje de su uso correcto ha de ser tutelado. Tiene una vida útil de 2-3 años.
Ha de ponerse 10 minutos antes del coito, y retirarse 8 horas después. Si hay más coitos, se añade espermicida, pero sin quitar el diafragma.
La esponja espermicida se usa de forma similar, colocándola en el fondo de la vagina. Es algo menos eficaz que el diafragma; se vende en farmacias sin receta. Es de un solo uso.
Los espermicidas son sustancias que destruyen los espermatozoides. Vienen en forma de óvulos o cremas. Por sí solos tienen una efectividad limitada, pero potencian otros métodos (diafragma, preservativo). Han de colocarse 10 minutos antes de la relación, y colocar otro si se repite coito.

2 comentarios:

  1. prevenir mejor que lamentar. Es indispensable su conocimiento.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, anónimo. Por eso la intención es aportar algo de conocimiento para completar la decisión en la consulta del médico de Atención Primaria

    ResponderEliminar