Páginas vistas en total

sábado, 9 de febrero de 2013

El Duelo, la pérdida y la Alargada Sombra del Amor

El duelo es la reacción de las personas ante una pérdida, como concepto general. Ante la pérdida de un ser querido, sea persona o animal, la pérdida de un objeto con valor sentimental, la pérdida de la salud, del empleo o de una relación. O cualquier otra. Hay quien dice que se pasa también una especie de duelo al dejar de fumar, pero eso será tema de otra entrada, quizás.

Esta vez me centro principalmente en la pérdida de un ser querido.

Aunque el más conocido de sus componentes es el emocional, el duelo tiene otros también importantes, como el físico, el filosófico, y el cognitivo y conductual. Hablamos hoy de un poco de cada.
Es, y debe ser, una respuesta proporcional a la dimensión y significado de la pérdida. Parece lógico, no se sufre igual si fallece tu padre o tu madre que si es un vecino allegado, o un tío abuelo que vive en un pueblo remoto al que no ves desde que tenías 3 años.

Se ha escrito, y parece que se sabe mucho sobre el duelo. Se le llama elaboración del duelo al proceso por el que se pasa hasta su resolución. También es muy variable, depende mucho de las circunstancias del fallecimiento (si era esperado por enfermedad o repentino, la edad del finado, el tipo de relación con el mismo, etc), aunque su vivencia se modifica en gran manera por la presencia de creencias religiosas, espirituales o filosóficas, y por factores culturales como el luto, el tipo de enterramiento y las costumbres de la zona); por la experiencia previa, digamos que no es igual la primera vez que fallece alguien cercano que cuando ya se ha pasado por ello, al ser una experiencia conocida sabes cómo va a ser ese dolor y el resto de emociones negativas que acompañan.
Otros factores influyentes en esta penosa vivencia son los apoyos con los que se cuente. Apoyos formales, un psicólogo o psiquiatra, a los que en ocasiones es necesario recurrir cuando aparecen dificultades en la elaboración del duelo.
Y apoyos informales, gracias a los que estos momentos se hacen más llevaderos, que son las otras personas afectadas por el fallecimiento, con lo que el duelo se conviente en un proceso solidario, y en entorno social, resto de familiares, amigos que nos acompañan en el penoso momento.
Quedan en medio de ambos las asociaciones de ayuda mutua, como A.M.A.D. (www.amad.es) y una nueva red social llamada Duelia (www.duelia.org), en la que se pueden poner en contactos personas que han sufrido una pérdida, para ayudarse mutuamente, aunque también está el recurso a profesionales y blogs al respecto, y está abierto a otras personas que estén dispuestas a ayudar.

El duelo pasa por diferentes fases, todas ellas necesarias, tristemente, para que la elaboración sea correcta y completa.
La primera de ellas es la evitación, llegando a su extremo en la negación de la realidad del fallecimiento, y una tristeza arrolladora que se manifiesta como un llanto frecuente.
El ver el cuerpo, y el entierro, tienen la misión de oficializar la realidad, de separar los muertos de los vivos. Cada cultura, cada sociedad, tiene un diferente tipo de enterramiento.
La fase aguda es en la que se experimenta el dolor por la separación, junto con un desinterés por el mundo, las imágenes del fallecido llegando al extremo de la pseudoalucinación, la rabia con la angustia. Tiende a ir a menos con el paso de los días, semanas o meses, aunque puede agudizarse en fechas señaladas, como la Navidad y los aniversarios.
La fase de resolución, que suele durar unos seis meses aunque también es variable, conlleva la conexión con la vida diaria, la estabilización de los altibajos de la etapa anterior, y la dulcificación de los recuerdos tristes, que aun permaneciendo, se hacen menos dolorosos.

De esta forma, un duelo, que es una reacción normal, puede llegar a convertirse en una enfermedad cuando es demasiado intenso, se bloquea en alguna de sus etapas o se prolonga excesivamente.
De todas formas, no hay nada estandarizado, y aún hay circunstancias en que se hace más especial, como es el caso del duelo de los niños, el duelo en el caso de suicidio, y el penosísimo duelo gestacional o perinatal, cuando muere un hijo durante el embarazo o en el parto o pronto tras él.

¿Qué podemos hacer para hacer este proceso más llevadero?
Esforzarnos en aceptar la realidad lo antes posible. No es fácil, el concepto filosófico y religioso de la muerte juegan en esto un papel fundamental. Pero hay que intentarlo. Hay un libro de Eckhar Tolle llamado "El poder del Ahora" que trata sobre la aceptación. En mitad de un duelo a lo mejor no se tienen muchas ganas de leer, pero es una buena lectura para adoptar el concepto como filosofía de vida para cualquier persona, por lo que recomiendo su lectura y nos encontraremos mejor preparados para esto.
Experimentación de la realidad. Acudir al entierro ayuda.
Sentir el dolor y el resto de las emociones. Negar las emociones, es imposible, reprimirlas es negativo.
Adaptarse al ambiente sin el ausente, invertir la energía emocional en nuevas relaciones. son útiles las estratedias reductoras del estrés, como retomar hábitos de salud, ejercicio y actividades recreativas).

La entrada va quedando larga. Dejo para otro día el comentario sobre el libro "La alargada sombra del Amor".

2 comentarios:

  1. Hola, Pili! No te lo creerás (bueno, sí) pero llevo tiempo viendo que subes a tu muro entradas de este blog (confieso que sólo he leído algunas) pero no tenía la más remota idea de que era tuyo. Chiquilla, esas cosas se dicen!!! jajaja. Enhorabuena por esta entrada que me ha parecido super-interesante y por el blog en su conjunto. La idea es genial y su ejecución inmejorable. Eres una crack! Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Me deja pensando que no lo supieras, porque últimamente hablo mucho de este blog. Estoy muy comprometida con él. Al principio tenía una orientación adolescente, pero he ido abriendo edades, temas e intereses.
    Se agradecen retuits, comentarios, sugerencias, peticiones, comparticiones feisbukeras, etc. Yo en la consulta doy la direccion web si hay algo publicado que creo que interese, ¡puedes hacer lo mismo!
    Ah. y como ves en algunos de los posts, se hacen entradas por encargo! ¿te interesa algún tema? Pídemelo!

    ResponderEliminar