Páginas vistas en total

sábado, 18 de enero de 2014

La ante-reforma a la Ley del Aborto

Buenos días,
de nuevo parece que me voy a meter en un jardín de los grandes.

Pero no. No voy a comentar sobre los aspectos éticos del aborto. Queda a la conciencia de cada cual considerar si el aborto es éticamente aceptable o no, en según qué circunstancias. No creo que mi misión aquí sea decir a nadie mis opiniones personales, ni lo que creo que deben pensar los demás (sobre todo porque yo no pienso en qué deben pensar los demás).

Pero sí quiero opinar sobre la reforma de la Ley del Aborto. Quiero opinar sobre ello, porque ninguno de las Interrupciones Voluntarias del Embarazo que se tramitaron desde el centro en que trabajo serían legales desde la nueva Ley si se llegara a implantar. Como el 90% de las interrupciones que se llevaron a cabo en España el año pasado (que dicho sea de paso, fueron menos que los años anteriores).

Eso me lleva a pensar qué harían esas mujeres con sus embarazos bajo la nueva ley.
Alguna, la que tuviera algo más de dinerillo, y probablemente quitándolo de otras cosas importantes de la casa, se hubiera ido a otro país cercano donde las interrupciones voluntarias del embarazo siguen siendo legales (todos los europeos menos Irlanda, Polonia y Malta).

Y las otras muchas, que no pueden permitirse viajar al extranjero por motivos económicos u otros, quizá recurrieran a abortos ilegales. Eso ha existido desde siempre, en centros clandestinos, en domicilios particulares, incluso a domicilio; con métodos más que dudosos en cuanto a eficacia, seguridad, y casi siempre en insuficientes condiciones higiénicas.
Así que, como su embarazo no supone un grave riesgo para su salud, irán a hacerse un aborto ilegal en unas condiciones que sí supondrán un grave riesgo para su salud.

No dejo de recordar en estos días una película que vi hace años, "Si las paredes hablasen" de 1996. Se puede ver gratis y en español en Youtube http://www.youtube.com/watch?v=VmkDcNUo_NM sobre este tema. La recomiendo mucho.

Y algunas otras, las que no podrán permitirse abortar legalmente en el extranjero, y no se atrevan a recurrir a abortistas clandestinos, seguirán adelante con un embarazo que no desean: porque es demasiado joven, o demasiado mayor, o es el quinto y apenas puede atender a los cuatro que ya tiene, porque está en trámites de divorcio y no quiere un hijo con un señor del que se está desvinculando para siempre, porque es la única que trabaja en la casa y no está dada de alta siquiera, así que de baja por riesgo laboral y descanso maternal ni hablamos, porque tiene entre sus antecedentes recientes el parto de un feto muerto y no está en condiciones mentales de afrontar el miedo al horror de nuevo... o por cualquier otro motivo o circunstancia que le esté ocurriendo. Por no hablar de aquellas futuras madres en cuyos fetos se detecten enfermedades o malformaciones, pero compatibles con la vida. Ha de nacer ese bebé enfermo o malformado, que sufrirá por ello, no lo olvidemos, y hará sufrir a su familia. Sin olvidarnos que las ayudas de la Ley de la Dependencia están paralizadas y el copago afecta a todo, así que esa familia tendrá que afrontar gastos en medicinas, en ortopedia, en ambulancias, en ayuda a domicilio...

La señora que desee hacerse un aborto legal, necesitará los informes de dos médicos diferentes, un informe de psiquiatra... ¿Psiquiatra? Me gustaría saber la posición de los psiquiatras respecto a esto. Así que tendré que pedir una valoración psiquiátrica para una señora que quiere abortar igual que para otro paciente del que sospeche un trastorno bipolar. Desear interrumpir un embarazo no es una enfermedad mental.

Estos son los primeros pensamientos que me vienen a la cabeza cuando leo sobre la AnteReforma de la Ley del Aborto.
Mi opinión: esta reforma, tal y como está planteada, atenta contra la Salud Pública.

3 comentarios:

  1. Hermana, se puede decir más alto, pero no más claro. Estoy absolutamente de acuerdo con cada una de tus palabras. dejando al margen las cuestiones meramente éticas, en lo que a la legalidad y la salud respecta, esta reforma es una absoluta falta de talento, de sentido común, de visión, de respeto, de consideración, de educación y, si me apuras, de caridad. Los sinvergüenzas de los políticos debieran cortarse las manos antes de firmar leyes de tan relevante contenido (como esta u otras que se han firmado) sobre las que no se hablaba en su programa electoral. Su programa es el único aval que tenemos los votantes y ellos, impunemente, se limpian el culo. Imprimen copias en sedoso papel de celulosa de doble capa y se limpian una y otra vez el ojete, a veces antes y a veces después de haberla cagado bien. Por mi parte, han perdido un voto. Es sólo uno, pero es el mío. Por esto y por la reforma laboral y por las reformas en sanidad y educación. No sé a quién votaré, pero, desde luego, a este PP no.
    Gran entrada, Pili. Un besito muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, otra peli sobre el tema. Muy buena.
    4 meses, 3 semanas, 2 días
    www.filmaffinity.com/es/film178494.html‎

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario! Esta entrada aún debe dar para algún debate más que se ha quedado en el ámbito privado...
    Yo creo que voy a empezar a votar en blanco. Arrinconaíta me veo.
    Gracias por el apunte de la peli, intetaré verla (justo después de comentar en tu blog como te prometí, cosa que aún no he hecho). Muacks

    ResponderEliminar