Páginas vistas en total

miércoles, 14 de agosto de 2013

Hace Calor Calor Calor!!!

¡Mucho calor!
Claro, estamos en mitad del verano. Aunque las noches comiencen a ser más frescas de un momento a otro, de día sigue haciendo un calor espantoso.
Quien no tenga más remedio poco puede hacer, pero quien pueda elegir, ha de procurar evitar estar a pleno sol durante largas horas, en las horas centrales del día.

Y de una forma o de otra, hay que beber más agua que durante el invierno. Es fácil de entender que el cuerpo va a gastar más agua en mantener nuestra temperatura estable cuando hace calor que cuando no lo hace. Si estamos haciendo ejercicio además, más todavía. Incluso si hablamos de ejercicio ligero como caminar, incluso si evitamos las horas más calurosas del mediodía.

Ya sé que hemos hablado aquí antes del agua. Pero insisto porque es la época, a modo de recordatorio. No voy a volver a aburriros con las cifras de agua necesaria según el peso corporal.
Sólo voy a volver a insitir en otra regla mucho más fácil de monitorizar: estás bebiendo suficiente si las orinas son claras y abundantes. Si bebes poco, al cuerpo le sobra poco líquido y las orinas son escasas y concentradas, porque el riñón ha de seguir limpiando igual el organismo pero con menos líquido. Y al concentrarse, se hacen más oscuras.
Un ejemplo asqueroso, pero fácil de entender: si estamos fregando el suelo de nuestra casa, y el agua del cubo está sucia, la cambiamos antes de fregar otra habitación, ¿no? Pues lo mismo. Para volver a tener agua clara en el cubo. Si no lo hacemos, el agua del cubo está cada vez más oscura y sucia. Pues eso.

Recordemos que a los niños y a las personas mayores hay que darles el agua. Los bebés no saben decir "tengo sed", y las personas mayores pierden la sensación de sed, que no es mas que el cerebro pidiendo agua para el cuerpo. No debemos olvidar a nuestros pequeños y a nuestros mayores: cuando tú bebes, ellos también pueden necesitar agua.

Y hay quien se aburre de beber agua, porque no sabe a nada, porque es aburrida. Pues la puedes "aliñar" con un poco de limón y azúcar o edulcorante, o con infusiones, o tomar frutas abundantes, que aportan mucha agua. Sin abusar de los azúcares, ni de la sal, que al final tanto una como otra termina dando más sed (el cuerpo vuelve a necesitar un extra de agua para eliminar lo sobrante). Atención a los aperitivos de patatitas, a las chucherías, a los frutos secos.

Así que ya sabeis, ¡a beber, beber y beber agua!

No hay comentarios:

Publicar un comentario