Páginas vistas en total

sábado, 10 de agosto de 2013

La amistad de la adolescencia

No voy a escribir sobre la amistad entre los actualmente adolescentes. Porque yo ya no soy adolescente hace mucho, y no sé exactamente si el sentido de la amistad que yo tenía entonces es como el que tienen ahora, aunque lo cierto es que me parece que no, me parece que ahora es más superficial. O que yo no me entero, pero me parece que mucho de lo que se llama amistad, desde fuera no parece mas que unión de intereses o aficiones.

De lo que quiero hablar es de mis amistades de la adolescencia. Y de la primera juventud, también. Amistades que entonces se forjaron a base de experiencias juntos (juntas sobre todo), de confidencias a todas las horas del día, de ayudarnos a resolver problemas y circunstancias que entonces no quisimos contar a ningún adulto, por lo que fuera. Claro que también teníamos intereses y aficiones comunes, por fuerza tiene que haber en inicio algún nexo de unión, pero finalmente se convirtió en algo más allá que eso.

Y no te das cuenta hasta que eres más mayor, pero ahora sé que nos conocimos, hicimos amistad, y mis amigas y yo crecimos en cuerpo y maduramos en mente juntas, y aunque después cada una ha seguido por los derroteros que la vida nos ha llevado, no siempre paralelas, la amistad que entonces nació no ha desaparecido. Aunque todas tengamos otras nuevas amigas, no vivamos ya en la misma ciudad, ese nexo íntimo que hay entre nosotras permanece inalterable, justo por debajo de la piel, que es donde se quedan las cosas verdaderas: dentro de una.

Y eso es lo que me gustaría pensar que van a tener mi hija, mis sobrinos, y el resto de los adolescentes que lean esto, y por eso lo escribo. Amistades verdaderas, que deben nacer y cuidar ahora, y que cuando pasen 25 años sigan estando ahí, cuidándose mutuamente, queriéndose y compartiendo aunque sean retazos de sus vidas. Aunque pasen años sin verse, nombren a esa persona en otra conversación y sigan diciendo "es una de mis mejores amigas".

Y hoy quiero hablar de eso porque este verano mi hija y mis sobrinas han jugado con los hijos de una de mis mejores amigas, me he reencontrado con otra a la que hace años que no veía, por teléfono ha estado a mi lado, y yo a la de ella, otra a la que veo poco por motivos de trabajo, pero de la que nunca dudo que esté ahí, igual que ella no duda de mí.
Porque valoro su amistad, de todas ellas, cuando sé que están a mi lado en espíritu es fácil hallar la calma y saber quién soy. Me dan alegría, apoyo, seguridad, consuelo. Y yo a ellas.

Y por todo esto quiero decir a los que ahora son adolescentes, que cuiden sus amistades, que pueden significar mucho a lo largo de su vida si son amistades verdaderas. Que a lo mejor ahora no tanto, pero dentro de poco valorarán mucho lo que es auténtico.

Taché, María, Tere, gracias por ser mis amigas. Gracias por conservar mi huequito en vuestros corazones. Vosotras siempre estais conmigo.

3 comentarios:

  1. Gracias a ti!! Me ha emocionado esta entrada en tu blog. "Justo debajo de la piel"...no podrías haberlo descrito mejor!!! Yo si que me siento afortunada de tenerte en mi vida y llamarte "AMIGA". Hay estamos y ahí seguiremos. Muak!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, hermana! Sólo decirte que me ha encantado esta entrada por lo que dice y cómo lo dice. Mucho.
    Por mi blog, ya sabes que yo soy más de "asuntos íntimos" y de "rollos de régimen interno" que de "asuntos científicos" o "extensiones profesionales" (jeje), no lo puedo evitar. Por eso me encanta esta expresión tuya de sinceros y hermosos sentimientos, cuidados, atesorados y mimados con el celo de quien guarda su bien más preciado. Tener amigos es genial. Quererlos, fundamental y necesario. Expresarles cuánto se les quiere y hacerlo así de bonito, un placer poco habitual, pues solemos dar las cosas por supuesto y dar por supuesto que el otro lo sabe.
    En fin, Pili, ¿cómo decirlo...? Que te quiero mucho, hermana.
    Enhorabuena por tu entrada y por tu blog, en general. haces un gran trabajo y un valiosísimo servicio.

    ResponderEliminar
  3. Si es verdad!!! Que bonito, me ha encantado y nos hemos emocionado mucho. Yo te doy las gracias, aunque no soy amiga de la adolescencia, me siento afortunada de haberte conocido y tenerte sea de la manera q sea. Ah!!! Os dejo una cita q lei hace poco y me ha gustado: "LA VIDA ES COMO UN LIBRO, ALGUNOS AMIGOS ESTAN SOLO EN UNA PAGINA, OTROS, EN UN CAPITULO, MIENTRAS LOS VERDADEROS ESTAN EN TODA LA HISTORIA".... Bss

    ResponderEliminar