Páginas vistas en total

sábado, 15 de febrero de 2014

Las mascotas



A casi todos los niños les gustan los animales. Eso es un hecho. Y es fácil que un niño quiera, en algún momento, tener un animal en casa.
Perros, gatos, hámsteres, tortugas, peces y pájaros son las mascotas más solicitadas.
¿Qué hacemos? ¿Traemos o no traemos una mascota a casa?
Como todo, tiene ventajas e inconvenientes, y hay que sopesarlo todo antes de tomar una decisión.
Porque no podemos olvidar que la mascota es un ser vivo al que hay que cuidar, atender adecuadamente sus necesidades. Pero los niños de la casa son una prioridad, y su seguridad es lo primero. Por eso no se puede olvidar el riesgo de mordeduras o arañazos, con el consiguiente riesgo de infecciones de las heridas o transmisión de enfermedades.
Las mascotas son una gran compañía. Hay estudios que dicen que las personas que conviven con mascotas van al médico un 15% menos, y hacen una media de 55 minutos más de ejercicio a la semana. Favorecen la socialización de adultos y niños, a los que además mejora la auto-estima y la seguridad en sí mismos. Les ayuda a asumir responsabilidades si colaboran en los cuidados de sus animales, y los hace más disciplinados. Los hace además más empáticos e intuitivos.
La responsabilidad final de los cuidados de los niños y de las mascotas es de los adultos, por lo que los adultos han de valorar, lo primero, su disposición y disponibilidad para cuidar al animalito. Esto es importante a la hora de elegir la especie: no requiere la misma dedicación cuidar un perro que una tortuga.
Luego, el carácter del animal. Importante escoger razas, de perro por ejemplo, pacíficas, adecuadas para la convivencia en familia. 
El adiestramiento del animal es fundamental para evitar los conflictos de convivencia.Y aunque suene feo, también es importante el adiestramiento del humano, que ha de aprender a cuidar y enseñar a su mascota, a atender y respetar sus necesidades.
Problemas de salud entre los miembros de la familia han de ser tenidos en cuenta, como por ejemplo las alergias: pueden hacer que sean más sensibles al pelo o pluma de los animales. Aunque por otro lado, la convivencia con mascotas desde bebés parece ser un factor de protección frente a las alergias por estimular el sistema inmunitario.
Y para no olvidar el aspecto social, no olvidemos que, igual que poseer una mascota puede favorecer las relaciones dentro de la familia y con otros miembros de la comunidad, también pueden causar daños o destrozos a las personas o propiedades de nuestro entorno: de nuevo, la importancia del adecuado adiestramiento del animal en el respeto y la obediencia, y aportarle un clima de tranquilidad y darle el ejercicio que precise para que no acumule ansiedad que altere su conducta. No olvides incluirlo en tu seguro de hogar, para que los daños que llegara a causar queden cubiertos por la póliza.
He encabezado la entrada de hoy con una foto de mascotas. Mascotas anónimas. Pero no puedo separar la médica que soy de la persona que soy, por eso no me resisto a presentaros a mis mascotas:
2013-10-11 12.52.32
Flipa y Fufi, dos galápagos mediterráneos. Flipa es el grande, es como un perro con caparazón. Le gusta comer salchichas y descansar a la sombra de la ropa tendida. Su habilidad más llamativa es la facilidad con la que sube escalones. No le gustan los perros, y a los perros no les gusta él.
Fufi llegó a casa de mi hermana, después se instaló en la de mi madre, y ahora está con nosotras en acogida, temporal, tras haber sufrido un lamentable accidente doméstico. Le encantan los camarones y las caricias de los humanos. En la actualidad está invernando debajo del sofá.
2014-01-09 13.41.29
Currito. Es un hámster ruso macho que llegó a casa estas pasadas navidades. No sigue el prototipo de hámster en la rueda, aún no lo hemos visto subido a ella. Pero es capaz de trepar hasta el infinito y más allá por una almendra o un trocito de manzana.
2014-01-22 20.00.22
Toffee ha estado una semana con nosotros. Es un hámster común que nos la dio con queso, porque detrás de una carita tierna y unos lentos andares, escondía un carácter un poco agresivo y mordedor. Por ese motivo, ya está de vuelta en su lugar de origen. La última vez que lo vi, esta mañana, estaba ya peleando con uno de sus hermanos en la tienda de animales.
IMG-20130501-WA0008
Y Lulú. Una yegua hispanoárabe serena como pocas. Claro que no convive con nosotras en casa, pero es parte de la familia en cierto modo. La sonrisa de mi hija es un reflejo de lo que este animal le aporta día tras día.












1 comentario: