Páginas vistas en total

sábado, 1 de junio de 2013

La fiebre es un número

Hoy os voy a contar mi batalla personal en la consulta diaria. Vaya, no es que sea nada grave, pero es algo que se repite diariamente, y como me parece importante, pienso utilizar todos los medios a mi alcance para conseguir mi objetivo.

Y mi objetivo no es otro que los adultos se pongan en termómetro.

No sé cómo será en otros sitios, pero donde yo trabajo, parece que una vez que uno/una ha hecho la comunión, ya no hace falta volver a ponerse el termómetro. Se sabe que se tiene fiebre porque la cara está roja, o porque tu madre te pone la mano en la frente; porque "uno se lo nota", porque tiene mal cuerpo, porque ha sudado mucho toda la noche y ha tenido escalofríos, porque duelen todos los huesos. O porque se te ha rajado el labio. Y con eso, ya no hace falta ponerse el termómetro.

Ironía pura. Pues con esos síntomas es bastante probable que se tenga fiebre. Pero la fiebre es la temperatura del cuerpo por encima de 38ºC, es decir, LA FIEBRE ES UN NÚMERO y todo lo demás es malestar general o síntomas de sospecha.

Tener fiebre o no es un dato importante para tu médico. No es lo mismo que no tengas ninguna fiebre, febrícula (la tradicional destemplanza), fiebre baja o fiebre alta. Y para saberlo, HAY QUE PONERSE EL TERMÓMETRO.
Vaya, igual que cuando recoges al niño de la guardería en el colegio y sale con los ojitos brillantes o dos velones colgando de la nariz, y le pones el termómetro corriendo casi sin haber sacado la llave de la cerradura de la puerta de tu casa. (Y después apareces en la consulta del médico porque el niño tiene 37.8ºC desde hace veinte minutos). Pues también tú, niño mayor, paciente adulto, POR FAVOR, ponte el termómetro. Tu médico a buen seguro te va a preguntar si has tenido fiebre. Sería de gran ayuda que pudieras dar una respuesta fiable. Tu tratamiento será más seguro si puedes aportar más información.

2 comentarios:

  1. siento decirte que lo tienes duro de pelar ,no se puede cambiar a las personas que tienen mas experiencia que tu

    ResponderEliminar
  2. hummmm... no creo que estés minusvalorando mi testarudez...¡me conoces bien!

    ResponderEliminar